Una familia que sobrevivió al incendio en un centro de detención de migrantes en México llegó a Estados Unidos, poniendo fin a su sufrimiento.

0
562

Eduard Caraballo y su familia fueron trasladados en ambulancia desde un hospital en Ciudad Juárez, donde estaban internados, hasta un centro de salud en El Paso, Texas.

Después de varios días de angustia, la familia de Eduard Caraballo se reunió en El Paso, Texas.

Viangly Infante, una mujer venezolana, cruzó a Estados Unidos con sus tres hijos para buscar asilo y una nueva oportunidad después de que su esposo sobreviviera al incendio en un centro de detención del INM en Cd. Juárez que cobró la vida de 39 migrantes. La familia es la primera en recibir ayuda del gobierno de Estados Unidos después del trágico suceso.

Horas antes, el cónyuge de Viangly Infante, Eduard Caraballo, fue llevado en ambulancia desde un hospital en Ciudad Juárez, donde se encontraba hospitalizado, hasta un centro de atención médica en El Paso, Texas, donde sigue recibiendo oxígeno debido a los daños en sus pulmones.

“Finalmente terminó nuestra pesadilla”, dijo Infante, de 31 años, emocionada hasta las lágrimas, mientras caminaba hacia el vehículo que la llevó a un refugio para migrantes. Sostenía en sus brazos a su hija menor de dos años, y a su lado estaban sus hijos de 12 y 13 años.

Infante expresó su gratitud hacia el gobierno de Estados Unidos por cumplir su promesa de ayudar a Eduard Caraballo y su familia después del trágico incendio en el centro de detención del INM en Ciudad Juárez.

A principios de octubre, huyendo de la aguda crisis que azota a Venezuela, la familia partió hacia Estados Unidos. En su larga y peligrosa travesía cruzaron el Tapón del Darién, una región selvática que separa Colombia de Panamá conocida por ser una de las más intransitables y peligrosas de Latinoamérica.

La familia llegó a Ciudad Juárez antes de fin de año, pero a pesar de múltiples intentos, solo el padre, Caraballo, logró obtener una cita de asilo a través de la aplicación CBP One, recientemente implementada por el gobierno de Estados Unidos para gestionar la migración irregular.

A finales de febrero, Caraballo logró llegar a Estados Unidos, pero tuvo que regresar a Ciudad Juárez después de que su hija menor enfermara. A su regreso, a pesar de contar con la documentación necesaria para permanecer legalmente en el país, fue detenido y trasladado al centro de detención del INM, donde estuvo a punto de morir asfixiado en un incendio que mató a 39 migrantes.

Cinco personas han sido detenidas por las autoridades en relación al incendio que tuvo lugar en un centro de detención del Instituto Nacional de Migración (INM), entre ellos se encuentran miembros del INM, un agente de seguridad privada y un migrante venezolano acusado de iniciar el fuego. Además, las autoridades han cerrado el lugar que era descrito por algunos como una “prisión”.

El gobierno de Estados Unidos anunció su compromiso de brindar ayuda a las familias afectadas por la tragedia en el centro de detención del INM en Ciudad Juárez.

Cada año, miles de migrantes huyen de la violencia y la pobreza en sus países y atraviesan México con la esperanza de llegar a Estados Unidos. Desafortunadamente, muchos pierden la vida durante el peligroso viaje, mientras que otros son deportados al llegar a su destino y solo unos pocos logran cumplir su objetivo.

En los últimos años, se ha observado un aumento en el número de personas provenientes de Sudamérica que buscan migrar hacia Estados Unidos. La situación crítica en Venezuela ha llevado a que más de siete millones de personas abandonen su país, y aunque la mayoría ha encontrado refugio en países de Latinoamérica, también hay muchos que intentan llegar a Estados Unidos.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here