El nuevo etiquetado tambien fomenta la cultura mexicana

La coordinadora de la carrera de Nutrición y Ciencias de los Alimentos del ITESO, Laura Arellano,  ve en el nuevo etiquetado una posible forma de que se recupere una alimentación natural y nutritiva.

Los alimentos ultraprocesados pueden provocar enfermedades como obesidad, diabetes, hipertensión, entre otras. La académica destacó que el objetivo del nuevo es que los consumidores estén informados de lo que consumen.

Con la nueva medida, el consumidor conoce las cantidades excedentes a las recomendadas por la Organización Panamericana de la Salud (OPS) de nutrientes críticos como lo son las calorías, azúcares, grasas saturadas, grasas trans y sodio.

Los sellos ubicados en la parte frontal y con forma de octógonos indican al consumidor el exceso de azúcares, grasas saturadas, grasas trans, sodio y calorías. También se vale de dos leyendas para destacar cuando el producto contenga cafeína o edulcorantes y se destacó que su consumo no es recomendable para la población infantil.

Laura Arellano recomienda  “elegir el (producto) que tenga menos sellos y si se tiene alguna condición de salud que requiere que controles más el consumo de alguno de ellos, por ejemplo el azúcar, buscar el que no tenga ese sello en especial”.

En pro de la economía y la cultura

Las enfermedades que desarrolla la población por el consumo de ultraprocesados es un tema de salud complejo y con múltiples variables, propiciada por entornos alimentarios poco saludables producto del estilo de vida y el nivel socioeconómico, que abonan al problema y que no se resuelven de manera individual. Es por ello, dijo, que “los gobiernos son en gran parte responsables de generar las condiciones que garanticen el derecho a la salud y al bienestar de su población”.

“Si no estás en un entorno saludable que te permita tomar decisiones alimentarias informadas y saludables, y bajo las condiciones de vida que tenemos, difícilmente vas a poder tener una dieta y hábitos saludables”, afirmó Laura Arellano.

A nivel cultural la académica señala que los mexicanos “estamos perdiendo nuestras raíces y nuestra cultura por comer alimentos chatarra. Se pierden recetas, ingredientes y hasta el campo en aras de producir, por ejemplo, trigo, caña y soya, que son algunos de los ingredientes comunes con los que se hacen estos productos”.

En opinión de Arellano, los productos ultraprocesados no sólo representan un atentado contra la salud de los consumidores, sino también contra “la economía, las tradiciones, la cultura, el campo y el medio ambiente”.

El nuevo etiquetado es forma posible que los mexicanos seguramente recuperará  vez que hace un llamado a reflexionar acerca de qué es lo que consumimos.  

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here